alkidos

ALQUILER DE MAQUINARIA ALKIDOS
902 440 440

MADRID - BARCELONA - SEVILLA - VALENCIA - ASTURIAS                                        SOMOS  LOS  MAS  BARATOS
 INICIO  TIENDAS ALKITODO  TARIFAS ALQUILER  SECADO - CALEFACCION  CONSEJOS BRICOLAJE  1  
  www.alkitodo.net

ALKITODO alquiler de maquinaria de construcción, bricolage, limpieza, jardinería, pintura, calefacción, madera, elevación, bienes de consumo,etc, etc.

Tarifas de precios, modelos de maquinaria y más información  
 
www.alkidos.es


Abrillantadoras, EQ Gotelet, Estucado, Martillos Demoledores, Lijadoras, Cortadoras,  Hormigoneras,  Motosierras,  Secadores,  Hidrolimpiadoras,  Pulidoras,  Minigruas,  Compresores,  Fregadoras,  Escaleras,  Motoazadas,  Rozadoras,  Ingletadoras,  Robots de Limpieza,  Transpalets,  Radiales ... y muchas máquinas más. alquilatodo en alkitodo - alquitodo

Alquiler construcción
  TIENDAS ALKIDOS  Alquiler limpieza
  TARIFAS ALQUILER  Alquiler jardín
  CORREO DE  ALKIDOS Alquiler pintura
  SECADO - CALEFACCION Alquiler de maquinaria auxiliar
  IMPRIMIR TARIFAS Alquiler de lijadoras- debastadoras

TIENDAS

ASTURIAS-OVIEDO
MADRID
SEVILLA
BARCELONA
VALENCIA

Elevación y transporte
Cortadoras
Calor- frío- secado
VENTA MAQUINARIA     MARTILLOS, ROTATIVAS, SECADORES, GOTELE, ETC ,  PINCHA AQUI USTED TIENE QUE PINTAR, LIJAR, CORTAR, LIMPIAR, REFORMAR, ETC
AHORRE - CON ALKIDOS ES FACIL:
ALQUILAMOS MAQUINARIA
PROPORCIONAMOS COMPLEMENTOS
ENSEÑAMOS FUNCIONAMIENTO
SOMOS LOS MAS BARATOS  ALKIDOS ALQUILA LA MISMA MAQUINA MAS BARATA COMPARE  PRECIOSPRECIOS ALQUILER PINCHA AQUI

 1 - MEDIR

Medir una longitud significa compararla con la unidad de medida para ver cuantas veces está contenida esta última en la primera. El metro es la unidad de medida de longitud del Sistema Internacional, que originalmente se estableció como la diezmillonésima parte del cuadrante del meridiano terrestre, y hoy, con más precisión, se define como la longitud del trayecto recorrido en el vacío por la luz durante un tiempo de 1/299 792 458 de segundo. En carpintería y bricolaje se utilizan como unidades más comunes de medida el metro, el centímetro (100 veces menor que el metro) y el milímetro (1000 veces menor). Así pues, 10 milímetros es igual a 1 centímetro y 100 centímetros equivale a 1 metro.

En esta sección veremos primero las principales herramientas de medición, después una serie de consejos generales, y por último daremos algunas directrices para medir bien algunos muebles y complementos cotidianos como son los muebles a medida, los frentes de armario, las cajoneras y zapateros, los cubrerradiadores, las persianas venecianas y estores y los cortineros.

 

HERRAMIENTAS DE MEDICIÓN

Las principales herramientas de medición usadas en el bricolaje de la madera y el mueble son las siguientes:

1.- METRO DE CINTA METÁLICA. Es el metro por excelencia. Tiene gran exactitud y vale para tomar todo tipo de medidas. Para medir longitudes largas una persona sola, conviene que la cinta metálica sea bastante ancha y arqueada para mantenerla recta sin que se doble.

2.- METRO DE CARPINTERO. Aunque se sigue utilizando en algunas carpinterías, el metro clásico de carpintero va desapareciendo poco a poco y sustituyéndose por el anterior.

3.- REGLA METÁLICA. Las reglas metálicas son muy útiles para trabajos de carpintería por su enorme exactitud y para dibujar líneas rectas ayudándonos de ellas.

4.- ESCUADRA DE CARPINTERO. La escuadra de carpintero es un clásico insustituible pues con ella se puede comprobar el escuadrado de un mueble (o de un ensamble) y además sirve para trazar líneas perpendiculares o a 45º respecto al canto de un tablero. Las hay regulables en ángulo, pero se puede perder exactitud en la posición de ángulo recto con respecto a las escuadras fijas.

5.- TRANSPORTADOR DE ÁNGULOS. El transportador de ángulos es un instrumento muy útil cuando tenemos que fabricar algún elemento con ángulos no rectos. También sirve para copiar un ángulo de un determinado sitio y trasladarlo al elemento que estemos fabricando.

 

6.- PIE DE REY. El calibre o pie de rey es insustituible para medir con precisión elementos pequeños (tornillos, orificios, pequeños objetos, etc). La precisión de esta herramienta llega a la décima e incluso a la media décima de milímetro. Para medir exteriores se utilizan las dos patas largas, para medir interiores (p.e. diámetros de orificios) las dos patas pequeñas, y para medir profundidades un vástago que va saliendo por la parte trasera. Para efectuar una medición, ajustaremos el calibre al objeto a medir y lo fijaremos. La pata móvil tiene una escala graduada (10 o 20 rayas, dependiendo de la precisión). La primera raya (0) nos indicará los milímetros y la siguiente raya que coincida exactamente con una de las rayas de la escala graduada del pie nos indicara las décimas de milímetro (calibre con 10 divisiones) o las medias décimas de milímetro (calibre con 20 divisiones).

7.- METRO LASER. Es el metro de última tecnología. Mide fácilmente y con una enorme precisión distancias de todo tipo. Su único inconveniente es su elevado precio para un aficionado.

8.- NIVEL. El nivel sirve para medir la horizontalidad o verticalidad de un elemento. Es una herramienta que no puede faltar a ningún aficionado al bricolaje, ya que se utiliza constantemente (al colgar un mueble o un cuadro, al instalar una estantería o un frente de armario, etc). 

 

CONSEJOS GENERALES

Medir correctamente es fundamental para que el trabajo, tiempo y dinero empleado no sea en balde, y aunque la primera impresión nos dice que es muy fácil, no lo es tanto, por lo que nos permitimos darle una serie de consejos generales para intentar medir bien:

1.- Lo primero será hacerse con un metro de calidad de cinta metálica con una longitud entre 3 y 5 metros. No valen los metros de costurera, los metros de papel ni el recurso de la cuerda.

2.- Repetir las mediciones nunca está de más, pues hasta los profesionales y los más expertos cometen alguna vez un error de medición.

3.- Las paredes, suelos y techos nunca están rectos ni son paralelos o a escuadra entre ellos, por tanto es aconsejable tomar como mínimo tres medidas de ancho, de alto y de fondo respectivamente.

4.- Es aconsejable no ajustar demasiado las medidas al espacio disponible, sobre todo en baldas o muebles metidos en un hueco, pues es muy probable que por las irregularidades de las paredes, o por imperfecciones en los rincones, el mueble o balda no entren correctamente.

MUEBLES A MEDIDA

Si vamos a medir un hueco en el que queremos meter un mueble a medida tomaremos tres medidas de ancho, de alto y de fondo respectivamente. Si las irregularidades se ven a simple vista, mediremos en la zona donde el hueco es más pequeño y si no, tomaremos una medida en la zona alta, otra en la zona media y otra en la zona baja. Es importante medir con el metro totalmente horizontal o vertical, para lo cual nos ayudaremos de un nivel si es necesario.

Si en el hueco hay rodapié, es donde se deberá medir el ancho y el fondo. Además, en caso de que el mueble no entre por poco, siempre se puede solucionar quitando éste.

Un error relativamente frecuente es creer que dos paredes están a escuadra (90º) cuando realmente no es así. Una forma fácil de verlo es fijarse en las losetas del suelo, el parquet o la tarima, que nos indicarán si realmente están a escuadra. Si no tuviese esta referencia (suelos de moqueta por ejemplo) es importante comprobarlo con una escuadra. Si las paredes no están a escuadra, deberá medir el ancho mínimo entre las dos paredes, para que el mueble pueda entrar en el hueco.

Una vez tengamos las medidas del hueco, tendremos en cuenta sólo las más pequeñas, y aun así es muy aconsejable dejar holgura a la hora de encargar o fabricar el mueble. Esta holgura debe ser de al menos 1cm.

En librerías y muebles altos es conveniente dejar un hueco arriba de unos 10 cm como mínimo para poder sujetarlo a la pared en caso necesario (debe caber el taladro y el destornillador). Nunca se debe ajustar la altura pues aparte de que las habituales irregularidades de suelos y paredes pueden hacer que el mueble no quepa, también puede que no se puedan montar las baldas de arriba (dependerá del sistema de montaje del mueble).

Las irregularidades del suelo son especialmente importantes en muebles o librerías grandes que tengan puertas o cajones, ya que puede darse el caso de que no encajen bien e incluso no puedan abrirse. Por tanto es aconsejable nivelar el suelo si está en muy mal estado. Si no quiere o no puede nivelar el suelo, siempre se podrá nivelar el propio mueble mediante cuñas.

También debemos tener en cuenta hacia donde abrirán las puertas, si se podrán abrir totalmente los cajones, si es necesario un rebaje para el rodapié (mida el alto y grueso del mismo), si necesita zócalo y de que altura, etc, para que luego no haya sorpresas a la hora de instalarlo. La altura estándar del zócalo suele ser de unos 6 cm.

Otro punto importante si se compra el mueble montado es comprobar que cabe por la escalera o ascensor y por la casa hasta su ubicación.

FRENTES DE ARMARIO

Debemos tomar las medidas del ancho y alto del hueco en el punto donde se instalará el frente de armario. Como en el caso de los muebles a medida, tomaremos tres medidas del ancho y tres del alto, eligiendo posteriormente las más pequeñas.

La medida del ancho no ofrece problemas, ya que el frente valdrá aunque no hayamos cogido la medida más pequeña. Sin embargo, en el alto hay que ser más precisos, pues aunque los frentes de armario permiten desniveles del techo de hasta unos 2 cm como máximo (entre un extremo y el otro), si el desnivel es mayor, se deberá nivelar previamente con obra o con listón de madera de 7 u 8 cm de ancho (para permitir el asentamiento y atornillado de las guías).

Si el hueco tuviera un cerco de madera hecho, la medición es más fácil, pues suelen estar instalados perfectamente a escuadra (nunca está de más comprobarlo), por lo que tomaremos la medida del ancho y de alto.

CAJONERAS Y ZAPATEROS

En las cajoneras o zapateros para un interior de armario lo primero es medir el fondo para que quepa y no impida la apertura o cerrado de las puertas. Tenga en cuenta que el 99% de las cajoneras que se hacen a medida, se fabrican en medidas de 5 en 5 cm, por lo que deberemos acoplarnos a la medida máxima que quepa. Por ejemplo, si el fondo de armario (entre las puertas y la pared del fondo) fuese de 58 cm, la cajonera la encargaríamos de 55 de fondo.

Si las puertas del armario son batientes, es muy importante comprobar que la cajonera no tropiece con las bisagras de éstas, reduciendo el fondo de la misma en caso necesario.

Es muy importante la altura del zócalo, en armarios con cerco o con guías correderas, para que el cajón más bajo se pueda abrir sin tropezar con esos elementos. El zócalo estándar es de unos 6 cm, pero se puede variar totalmente a medida.

También es importante el ancho de los cajones (o trampones, si se trata de un zapatero) para que puedan abrirse y coincidan con el hueco de la puerta.

CUBRERRADIADORES

Para encargar un cubrerradiador a medida, tomaremos las medidas máximas del radiador (incluyendo tuberías, llave de paso, etc) y el espacio disponible alrededor de éste (si es escaso). Las medidas exteriores del cubrerradiador serán como mínimo de 5cm más, tanto en el alto como en el ancho y en el fondo. Esto es debido al grosor de la madera y a los herrajes interiores del cubrerradiador.

PERSIANAS VENECIANAS Y ESTORES

Para encargar una persiana veneciana o un estor habrá que tener en cuenta varias cosas. Si va a ir en un hueco hay que dejar un margen de al menos 1cm por cada lado. Si no va en un hueco hay que encargarla unos 10cm más ancha (si cabe) que la propia ventana (con marco incluido).

Si la ventana es abatible hay que tener en cuenta lo que ocupa la persiana totalmente plegada para que la ventana se pueda abrir sin problemas.

A la hora de colocarla debemos tener en cuenta lo que sobresale el picaporte de la ventana o puerta y/o el rodapié si la persiana va hasta el suelo, para que no tropiece al subirla y bajarla.

CORTINEROS

Si queremos instalar un cortinero, es aconsejable comprar la barra un poco más larga, ya que cortarla un poco no supone ningún problema, pero si nos quedamos cortos no tiene solución.

 

 2 - PINTAR

Pintar significa cubrir con una capa de color una superficie o un objeto. Aunque pintar es algo muy sencillo, para obtener buenos y duraderos resultados, conviene tener en cuenta diferentes factores según la superficie a pintar. A continuación daremos unos consejos generales válidos para pintar todo tipo de superficies, y después unas indicaciones básicas para pintar con conocimiento paredes y techos, maderas, metales (hierros y aceros), y superficies de difícil adherencia. También le damos una indicación sobre los tipos de disolventes más frecuentes para saber con que producto diluir una determinada pintura y también poder limpiar las herramientas utilizadas.

CONSEJOS GENERALES

1.- La preparación de la superficie es fundamental para el acabado final. Debe estar perfectamente lijada, limpia, seca y exenta de polvo y grasa.

2.- Remover perfectamente el bote antes de empezar a pintar.

3.- No pintar en días muy húmedos o lluviosos, ni a temperaturas inferiores a 5ºC. Tampoco con excesivo calor ni directamente bajo el Sol si es posible.

4.- Entre mano y mano dejar secar la pintura completamente.

5.- Limpiar los utensilios antes de que se seque la pintura.

6.- Recomendamos pinturas acrílicas ya que se limpian y diluyen con agua y actualmente tienen excelente resistencia y elasticidad.

7.- Antes de empezar a pintar es muy conveniente hacer alguna prueba en un lugar no visible o, mejor aun, en una muestra. En paredes, si se van a pintar de color, conviene primero pintar varias muestras con colores en la propia pared para decidirnos por uno.

PAREDES Y TECHOS

1.- Si la superficie es nueva, eliminar el polvo y las florescencias, y si está pintada, lavar con agua y detergente.

2.- Tapar fisuras y grietas con pasta tapagrietas. Cuando seque, podemos lijar con lija 00 para enrasar. También podemos lijar la pared entera si está muy irregular y queremos dejarla más lisa.

3.- Si la superficie es nueva aplicar una selladora antes de pintar.

4.- Proteger con cinta de pintor los enchufes, marcos de puertas y ventanas, apliques, rodapiés, etc.

5.- Elegir el tipo de rodillo. Rodillo de lana o sintético de pelo corto (paredes lisas), de lana o sintético y pelo largo (si se ha dado gotelé). También será necesaria una brocha redonda con punta para esquinas y rincones y una brocha normal si hubiese molduras (en techos, etc).

6.- Elegir el tipo de pintura (temple o plástica) y empezar a pintar con brocha los ángulos y zonas adyacentes de marcos puertas, rodapiés, etc. También conviene dar un brochazo a las zonas emplastecidas para evitar que chupen la pintura después. A continuación, con el rodillo bien escurrido empezaremos a pintar por el techo repartiendo uniformemente la pintura. Después seguiremos con las paredes repasando por último de arriba hacia abajo para un acabado perfecto. Dejar secar completamente entre mano y mano. Con temple no podremos pintar sobre pintura plástica, pero con pintura plástica podremos pintar sobre la plástica anterior o sobre temple. Nuestra recomendación es la pintura plástica, además de por lo anterior, por ser totalmente lavable.

MADERAS

1.- Frotar la superficie con la lana de acero (número 00 ó 000) en el sentido de la veta y eliminar el polvo por aspiración o soplado.

2.- Dar una o dos manos de selladora lijando después de cada una con lija del número 360. Dejar secar completamente entre mano y mano.

3.- Dar cuantas manos se necesiten de pintura uniformemente con rodillo de fibra o pelo corto para esmaltar (superficies grandes), brocha de esmaltar (superficies pequeñas) o pincel (recovecos y objetos pequeños). Dejar secar completamente entre mano y mano.

METALES (HIERROS Y ACEROS)

1.- Cepillar con un cepillo de púas de acero, incidiendo especialmente en las zonas oxidadas. También lo podemos hacer con un taladro acoplándole un cepillo de alambre.

2.- Limpiar y desengrasar la superficie con disolvente universal.

3.- Dar una o dos capas de imprimación (minio) el mismo día del cepillado. Dejar secar completamente entre mano y mano.

4.- Elegir el tipo de esmalte, brillante, satinado o mate. Este último no está indicado para exteriores. Hoy en día existen pinturas especiales que no necesitan imprimación de minio. También podemos dar un acabado tipo forja, martelé, efecto madera o aluminio con productos específicos. Dejar secar completamente entre mano y mano. Utilizar brocha, rodillo o pistola. Dar las manos necesarias hasta que el acabado sea bueno.

SUPERFICIES DE DIFÍCIL ADHERENCIA

Para poder pintar con buenos resultados en superficies de difícil adherencia como galvanizados, latón, zinc, aluminio, cobre, PVC, plástico rígido, melamina, formica, etc) se deben utilizar imprimaciones especiales como por ejemplo la PREPARACIÓN MULTIUSO de la marca Bruguer. Es una imprimación antioxidante (en metales) y un fondo de adhesión (en materiales de difícil adherencia) que permite la aplicación posterior de esmaltes sintéticos y acrílicos. Se puede utilizar también en cualquier otro material (acero, madera, etc).

1.- Limpiar bien las superficie con disolvente universal si se trata de metales y con agua y jabón en caso de superficies plásticas (PVC, melamina, formica, etc). También podemos lijar suavemente para matizar la superficie y mejorar el agarre de la imprimación.

2.- Aplicar con brocha la imprimación para superficies difíciles y esperar a que seque.

3.- Si la imprimación no ha quedado completamente lisa puede lijar suavemente la superficie y eliminar el polvo generado por aspiración, soplado o con una gamuza húmeda.

4.- Empezar a pintar con brocha para esmaltar y un esmalte de calidad. Dar las manos necesarias esperando que la pintura seque completamente entre mano y mano. También podemos utilizar rodillo de esmaltar, y para un resultado óptimo, pistola
.

TIPOS DE DISOLVENTES

Los disolventes tienen como principales objetivos mantener las pinturas (o barnices, ya que un barniz es en definitiva una pintura transparente) en estado líquido y permitir que al aplicar estos productos rellenen los poros de las superficies tratadas. También permiten regular la viscosidad para dejarla en su punto óptimo según la forma de aplicación y condiciones atmosféricas. Al secarse, el disolvente debe evaporarse totalmente y no modificar la resina depositada. Los disolventes también se utilizan para la limpieza de los utensilios y herramientas de pintar. Los principales tipos de disolventes son los siguientes:

- AGUA. Es el disolvente más común que existe y se utiliza principalmente para pinturas al temple, pinturas plásticas, pinturas a la cal, al cemento o silicato, algunos tipos de pinturas epoxi, esmaltes acrílicos, etc.

- AGUARRÁS, AGUARRÁS VEGETAL O ESENCIA DE TREMENTINA. Con estos tres nombres se denomina a un líquido volátil e incoloro que se saca destilando de la resina de los pinos. Su composición varía según la especie de pino del que se extraiga la resina. Se utiliza como materia prima y disolvente de todo tipo de pinturas al aceite, esmaltes grasos y sintéticos y pinturas de aluminio.

- WHITE SPIRIT, AGUARRÁS MINERAL O SÍMIL DE AGUARRÁS. Es un hidrocarburo líquido con un poder de disolución no muy fuerte, pero suficiente para las resinas alcídicas que son la base de los esmaltes sintéticos. Es más barato que el anterior.

- DISOLVENTE UNIVERSAL. Es una mezcla de hidrocarburos, esteres, cetonas y alcoholes obtenidos por síntesis o destilación, adecuada para la disolución de todo tipo de pinturas y para limpieza de herramientas y útiles. Los disolventes son más fuertes que el aguarrás, ya sea vegetal o mineral.

- DISOLVENTE NITRO O NITROCELULÓSICO. Es una mezcla de hidrocarburos, esteres, cetonas y alcoholes obtenidos por síntesis o destilación, adecuada para la disolución de todos los tipos de productos nitrocelulósicos (pinturas, barnices, fondos tapaporos, etc). También se utiliza como diluyente de algunas pinturas sintéticas cuando se aplican con pistola y se desea una evaporación muy rápida del disolvente.

- DISOLVENTE DE POLIURETANO. Es una mezcla de hidrocarburos, esteres y cetonas obtenidos por síntesis o destilación, adecuada para la disolución de productos a base de poliuretano. Sirve también para nitrocelulósicos y sintéticos, pero conviene probar antes la compatibilidad.

- ALCOHOL. El alcohol es también un disolvente muy utilizado en bricolaje. Se utiliza como disolvente de la goma laca para barnizar a muñequilla. También es muy utilizado para disolver y limpiar algunos tipos de pegamentos.

- DISOLVENTES ESPECIALES. Hay también disolventes específicos para determinados tipos de pinturas de menos uso, como por ejemplo los disolventes para pinturas de clorocaucho o los disolventes para pinturas epoxi. También existen disolventes para aplicaciones especiales. Por ejemplo, para limpiar grasa y aceite de superficies metálicas (tricloroetileno), o para eliminar determinados adhesivos (disolvente para cola de contacto, disolvente para cianocrilato, etc).

- OTROS DISOLVENTES. Existen otros muchos disolventes con muchas aplicaciones, entre las que destacan la limpieza, como pueden ser el petróleo, la gasolina, el gasoil, etc.

 3 - BARNIZAR

Barnizar significa dar un baño de barniz a un objeto. El barniz es una disolución de una o más sustancias resinosas en un líquido que al aire se volatiliza o se deseca. Con ella se da a las pinturas, maderas y otras cosas, con objeto de preservarlas de la acción de la atmósfera, del polvo, etc., y para que adquieran lustre.

Aquí vamos a dar primero unos consejos generales y seguidamente unas indicaciones básicas sobre el barnizado de la madera en sus distintas versiones: barnizado incoloro, el teñido y barnizado y el barnizado con barniz-tinteTambién le damos una indicación sobre los tipos de disolventes más frecuentes para saber con que producto diluir un determinad barniz y también poder limpiar las herramientas utilizadas.

Debido a su importancia, el barnizado de suelos se trata en capítulo aparte, dentro de la sección LIJADO Y BARNIZADO DE SUELOS.

CONSEJOS GENERALES

1.- La preparación de la superficie es fundamental para el acabado final. Debe estar perfectamente lijada, limpia, seca y exenta de polvo y grasa. Es imprescindible también que la madera esté completamente seca (12% de humedad) antes de empezar.

2.- Remover perfectamente el bote antes de empezar a dar el tapaporos o el barniz.

3.- No barnizar en días muy húmedos o lluviosos, ni a temperaturas inferiores a 5ºC. Tampoco con excesivo calor ni directamente bajo el Sol si es posible.

4.- Dejar secar completamente el tapaporos antes de barnizar. Entre mano y mano dejar secar también el barniz completamente.

5.- Limpiar los utensilios antes de que se seque el tapaporos o el barniz. La utilización de productos de calidad (barnices, brochas, etc) asegura un correcto acabado.

6.- Antes de empezar a pintar es muy conveniente hacer alguna prueba en un lugar no visible o, mejor aun, en una muestra.

BARNIZADO INCOLORO

Consiste en aplicar una capa de barniz incoloro (brillante, satinado o mate) a la madera para su lustre y protección. Es el barnizado más empleado y más natural pues deja ver la madera tal como es.

muestra de pino sin barnizar y barnizada con barniz incoloro

MATERIALES: BARNIZ INCOLORO, DISOLVENTE, TAPAPOROS PARA MADERA, LANA DE ACERO MUY FINA, BROCHA BARATA y BROCHA DE CALIDAD.

PROCEDIMIENTO:

1.- Frotar la superficie con la lana de acero en el sentido de la veta y eliminar el polvo por aspiración o soplado.

2.- Diluir el tapaporos un 30% aproximadamente con disolvente nitro y dar una capa muy extendida con la brocha barata. Dejar secar 20 minutos y frotar muy suavemente con la lana de acero hasta que quede suave al tacto y eliminar el polvo. Limpiar la brocha con disolvente nitro.

3.- Extender el barniz incoloro con brocha de buena calidad en el sentido de la veta y dejar secar 12h para dar una nueva mano. Con dos o tres manos será más que suficiente. Por último limpiar la brocha con aguarrás.

BARNIZADO CON TEÑIDO PREVIO

Primero se tiñe la madera con un tinte (de tonalidad de madera o de un color puro) y después se barniza. Es un acabado muy utilizado cuando queremos oscurecer alguna madera o darle alegría con un color puro. El tinte más utilizado para oscurecer maderas es la nogalina, que es un pigmento sólido sacado de la cáscara de nuez. Cuando se tiñe con tintes al agua es imprescindible dejar secar completamente la madera antes de continuar con el barnizado pues de lo contrario aparecerán veladuras.

muestra de pino teñida en azul y en nogal y barnizada con barniz incoloro

MATERIALES: TINTE, BARNIZ INCOLORO, DISOLVENTE, TAPAPOROS PARA MADERA, LANA DE ACERO MUY FINA, MUÑEQUILLA DE ALGODÓN (TRAPO DE ALGODÓN), BROCHA BARATA Y BROCHA DE CALIDAD.

PROCEDIMIENTO:

1.- Frotar la superficie con la lana de acero en el sentido de la veta y eliminar el polvo.

2.- Humedecer la muñequilla con el tinte y frotar la superficie en el sentido de la veta (una o más manos según tono) y dejar secar 1 hora. Si el tinte es al agua, es importantísimo dejar que seque completamente (24 horas mínimo) antes de empezar con el tapaporos.

3.- Diluir el tapaporos un 30% aproximadamente con disolvente nitro y dar una capa muy extendida con la brocha barata. Dejar secar 20 minutos y frotar muy suavemente con la lana de acero hasta que quede suave al tacto y eliminar el polvo. Limpiar la brocha con disolvente nitro.

4.- Extender el barniz incoloro con brocha de buena calidad en el sentido de la veta y dejar secar 12h para dar una nueva mano. Con dos o tres manos será más que suficiente. Por último limpiar la brocha con aguarrás.

BARNIZADO CON BARNIZ TINTE

Consiste en barnizar directamente con un barniz que tiene ya tonalidad. Solo existen barnices con tonalidades de madera (roble, sapely, nogal, etc) pero no con colores puros (azul, rojo, etc). Este acabado destaca por su comodidad de aplicación, pero el resultado es mucho mejor con el procedimiento anterior (tinte y barniz).

muestra de pino barnizada con barniz tinte color cerezo

MATERIALES: BARNIZ TINTE, DISOLVENTE, LANA DE ACERO MUY FINA Y BROCHA DE CALIDAD

PROCEDIMIENTO:

1.- Frotar la superficie con la lana de acero en el sentido de la veta y eliminar el polvo.

2.- Extender el barniz tinte con la brocha en el sentido de la veta y dejar secar 12h.

3.- Repetir el procedimiento 1.

4.- Repetir el procedimiento 2 y dejar secar 12h para dar una tercera mano si fuera necesario.

TIPOS DE DISOLVENTES

Los disolventes tienen como principales objetivos mantener las pinturas (o barnices, ya que un barniz es en definitiva una pintura transparente) en estado líquido y permitir que al aplicar estos productos rellenen los poros de las superficies tratadas. También permiten regular la viscosidad para dejarla en su punto óptimo según la forma de aplicación y condiciones atmosféricas. Al secarse, el disolvente debe evaporarse totalmente y no modificar la resina depositada. Los disolventes también se utilizan para la limpieza de los utensilios y herramientas de pintar. Los principales tipos de disolventes son los siguientes:

- AGUA. Es el disolvente más común que existe y se utiliza principalmente para pinturas al temple, pinturas plásticas, pinturas a la cal, al cemento o silicato, algunos tipos de pinturas epoxi, esmaltes acrílicos, etc.

- AGUARRÁS, AGUARRÁS VEGETAL O ESENCIA DE TREMENTINA. Con estos tres nombres se denomina a un líquido volátil e incoloro que se saca destilando de la resina de los pinos. Su composición varía según la especie de pino del que se extraiga la resina. Se utiliza como materia prima y disolvente de todo tipo de pinturas al aceite, esmaltes grasos y sintéticos y pinturas de aluminio.

- WHITE SPIRIT, AGUARRÁS MINERAL O SÍMIL DE AGUARRÁS. Es un hidrocarburo líquido con un poder de disolución no muy fuerte, pero suficiente para las resinas alcídicas que son la base de los esmaltes sintéticos. Es más barato que el anterior.

- DISOLVENTE UNIVERSAL. Es una mezcla de hidrocarburos, esteres, cetonas y alcoholes obtenidos por síntesis o destilación, adecuada para la disolución de todo tipo de pinturas y para limpieza de herramientas y útiles. Los disolventes son más fuertes que el aguarrás, ya sea vegetal o mineral.

- DISOLVENTE NITRO O NITROCELULÓSICO. Es una mezcla de hidrocarburos, esteres, cetonas y alcoholes obtenidos por síntesis o destilación, adecuada para la disolución de todos los tipos de productos nitrocelulósicos (pinturas, barnices, fondos tapaporos, etc). También se utiliza como diluyente de algunas pinturas sintéticas cuando se aplican con pistola y se desea una evaporación muy rápida del disolvente.

- DISOLVENTE DE POLIURETANO. Es una mezcla de hidrocarburos, esteres y cetonas obtenidos por síntesis o destilación, adecuada para la disolución de productos a base de poliuretano. Sirve también para nitrocelulósicos y sintéticos, pero conviene probar antes la compatibilidad.

- ALCOHOL. El alcohol es también un disolvente muy utilizado en bricolaje. Se utiliza como disolvente de la goma laca para barnizar a muñequilla. También es muy utilizado para disolver y limpiar algunos tipos de pegamentos.

- DISOLVENTES ESPECIALES. Hay también disolventes específicos para determinados tipos de pinturas de menos uso, como por ejemplo los disolventes para pinturas de clorocaucho o los disolventes para pinturas epoxi. También existen disolventes para aplicaciones especiales. Por ejemplo, para limpiar grasa y aceite de superficies metálicas (tricloroetileno), o para eliminar determinados adhesivos (disolvente para cola de contacto, disolvente para cianocrilato, etc).

- OTROS DISOLVENTES. Existen otros muchos disolventes con muchas aplicaciones, entre las que destacan la limpieza, como pueden ser el petróleo, la gasolina, el gasoil, etc.

 4 - SERRAR

Serrar significa cortar o dividir un objeto ayudándose de una sierra. Una sierra es una herramienta que consta de una hoja o un disco con dientes (dientes de sierra) y sirve para cortar diversos materiales (madera, plástico, aluminio, acero, etc) según la disposición y composición de dichos dientes. Puede ser manual o eléctrica.

Debido a la forma de los dientes, casi todas las sierras cortan en un solo sentido por lo que también provocan un corte perfecto en una cara y otro no tan perfecto en la otra. La cara buena es en la que el diente (del disco o de la hoja de sierra) ataca y la mala en la que el diente sale, pues rompe el material al salir. Para paliarlo en lo posible se puede poner cinta de carrocero o precinto pegado en la línea de corte de la cara mala. Con esto se mejora mucho la calidad del corte al impedir la cinta el destrozo del borde.

Con los serruchos convencionales, la cara buena será la superior, pues el corte es en el movimiento de ida. Con los serruchos japoneses es justamente al contrario. Con la sierra de calar la cara buena es la de abajo, pues la hoja corta en el movimiento ascendente. Con una sierra circular la cara buena será también la de abajo, pues el sentido de giro del disco es contrario al movimiento lineal de corte. En algunas buenas sierras de disco estacionarias y profesionales, el problema de la cara mala se soluciona con un pequeño disco contrarrotante o unas cuchillas (incisores) que van delante del disco de corte propiamente dicho. El incisor corta superficialmente la cara mala del tablero con lo que la salida del diente del disco de corte no provoca desperfectos y el corte sale perfecto en ambas caras.

Los dientes de las hojas de sierra están inclinados hacia los lados alternativamente (triscado) para que la ranura o entalla que abran al serrar sea un poco más ancha que la propia hoja y se evite de este modo que la sierra se atasque. De todas formas, una vez iniciado el corte, conviene mantener abierta la entalla introduciendo una pequeña cuña. También es importante sujetar el sobrante hasta completar el corte. En los discos de sierra, los dientes son más anchos que el propio disco para evitar la fricción del mismo.

A continuación vamos a ver las medidas de seguridad básicas al serrar, después el serrado manual y los tipos de sierras manuales, y por último el serrado a máquina y los tipos de sierras eléctricas.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Tanto si trabajamos con sierras manuales como eléctricas será muy conveniente protegerse los ojos con gafas adecuadas. Una mascarilla tampoco está de más, sobre todo con algunas especies de maderas. Las sierras son herramientas de corte y por tanto hay que manejarlas con cuidado. En cuanto a las sierras eléctricas, y aunque su uso es sencillo y su seguridad alta, conviene no perderlas el respeto nunca, pues en el momento menos esperado te pueden dar un buen susto. Hay que leer atentamente las instrucciones de uso y sujetar la máquina firmemente cuando estemos serrando. Para cambiar la hoja de sierra o el disco, o para proceder a su limpieza, siempre deberemos desenchufar la máquina. Por último, no conviene olvidar las medidas de seguridad comunes a todos los aparatos eléctricos (no ponerlos cerca de fuentes de humedad o calor, no tirar del cable, etc).

SERRADO MANUAL, TIPOS DE SIERRAS

La historia de las sierras de carpintería se remonta a hace más de 4000 años. Con el paso del tiempo, se han ido mejorando los materiales, los diseños y ha surgido la especialización según el tipo de corte (rápido, recto, curvo, de precisión, etc). Pero todas las sierras se basan en lo mismo: una hoja con dientes puntiagudos que actúan como pequeños cuchillos y van cortando poco a poco la madera.

A continuación vamos a ver las sierras manuales más utilizadas en bricolaje.

SIERRA DE BASTIDOR. Es la precursora de las sierras modernas, y su diseño no ha cambiado prácticamente en nada desde la Edad Media debido a su buen funcionamiento. Consiste básicamente en una especie de H articulada en la que en la parte inferior se sitúa la hoja de sierra y en la superior una cuerda. La hoja de sierra se tensa al ir enrollando la cuerda superior. Además, la hoja se puede girar para cortar grandes espesores sin que moleste el propio bastidor.

SERRUCHO UNIVERSAL. El serrucho universal está formado por una hoja metálica larga y flexible llena de dientes de corte y un mango para poder agarrarlo perfectamente. Aunque la hoja es flexible, debido a su gran ancho, está indicado para cortes rectos. Hay serruchos especializados para corte de troncos, corte de madera maciza o corte de tableros manufacturados. Estos últimos tienen un dentado más fino para que salga un corte limpio. 

SERRUCHO DE PUNTA O AGUJA. Este serrucho se caracteriza por su hoja estrecha y está indicado para cortes curvos y rectos, y también para hacer cortes interiores. Es decir, cuando queramos recortar un trozo interior de un tablero este serrucho nos será de mucha utilidad. 

SERRUCHO DE COSTILLA. Los serruchos de costilla se utilizan para cortes de precisión. La hoja suele ser más delgada que en los anteriores, y para que no flexe, se la dota de un refuerzo superior (costilla) con lo que el corte será perfectamente recto. Se utiliza mucho para ingletar listones, molduras, barras y rodapiés, ayudándose de una caja de ingletar (foto derecha).

SIERRA DE MARQUETERÍA, DE ARCO O SEGUETA. Consisten en un arco metálico con mango que mantienen tensa una hoja de sierra muy fina. El arco lo hay de variadas formas y profundidades. Las hojas de sierra o pelos de segueta las hay de diversos gruesos y formas, para cortes rectos y cortes de curvas más o menos pronunciadas. Debido a la estrechez de la hoja no se puede afilar, y hay que cambiarla cada vez que se desafila o rompe. Se utilizan mucho para recortes complicados de tablas estrechas, generalmente contrachapados.

SIERRA DE CHAPEAR. La sierra de chapear se utiliza junto con la regla metálica para el corte recto de chapas de madera. Tiene un hoja con dientes sin triscar en ambos filos. En este caso no es necesario el triscado de los dientes pues el corte no es nada profundo (apenas algún milímetro).

SIERRA DE METAL. Las sierras o arcos para metales tienen un dentado mucho más fino para permitir el corte de los mismos. El corte puede hacerse en el movimiento de ida o en el de vuelta, dependiendo de la colocación de la hoja de sierra. También existe una empuñadura (ver foto) para tener acceso a lugares difíciles. En resumen, la sierra de metal es una herramienta muy útil para cualquier bricolador ya que también corta plásticos y en determinados casos puede utilizarse para cortar madera.

SERRADO A MÁQUINA, TIPOS DE SIERRAS

Utilizando la máquina adecuada, podremos  hacer cortes perfectos con suma facilidad. El único requisito es tener la máquina en perfectas condiciones (sierra afilada) y disponer de la técnica necesaria. Esta técnica se adquiere rápidamente haciendo unos cuantos cortes previos.

A continuación vamos a ver los tipos de sierras eléctricas más usuales.

SIERRA DE CALAR. La sierra de calar es una herramienta muy versátil e imprescindible para todo aquel que haga bricolaje con madera. Cortan todo tipo de maderas y plásticos, y si la caladora es electrónica, poniendo la hoja de sierra adecuada, también se pueden cortar metales, cemento poroso, ladrillo, pladur, cerámica, vidrio, metacrilato, cartón, goma. Hace cortes rectos, curvos, inclinados (inclinando la base), su manejo es sencillísimo y es una máquina muy segura. Su funcionamiento se basa en un pequeña hoja de sierra que sube y baja alternativamente y que es la que produce el corte.  Las hay también con movimiento pendular (hacia delante y hacia atrás) de la hoja para acelerar los cortes rectos. Con los accesorios adecuados puede convertirse en una sierra estacionaria (se fija boca abajo, se amplia la base de corte y lo que se mueve es la pieza a cortar)

SIERRA CIRCULAR. La sierra circular esta indicada para hacer grandes cortes longitudinales. Cortan madera maciza, tableros de fibra dura, de virutas prensadas o de carpintero. Con control electrónico cortan incluso aluminio y plásticos. Tienen una guía paralela para hacer cortes paralelos al borde de un tablero, y también pueden hacer cortes biselados inclinando la base. Puede hacerse estacionaria colocándola boca abajo en el banco de trabajo adecuado. Es una máquina que requiere cierta experiencia y sobre todo mucho cuidado y respeto al usarla.

SERRUCHO ELÉCTRICO. El serrucho eléctrico es la sierra universal ágil para trabajos en madera, plástico y metal. Gracias a los accesorios, con él también se puede escofinar, limar, cepillar y desoxidar.

SIERRA TÁNDEM. Con la gran potencia de su motor y la elevada fuerza de corte de sus hojas de sierra de marcha opuesta, el corte es siempre exacto, rápido y seguro en los trabajos en madera, plástico, hormigón poroso y pladur.

SIERRA ELÉCTRICA DE MARQUETERÍA. La sierra eléctrica de marquetería es una máquina estacionaria en la que una hoja de sierra o pelo corta el material debido al movimiento alternativo que adquiere. Sustituye a la sierra manual de marquetería, pero en vez de la sierra, aquí lo que moveremos será la tabla que deseamos recortar, con el consiguiente ahorro en esfuerzo y la mayor precisión que conlleva. 

 5 - TALADRAR

Taladrar significa perforar o hacer un agujero (pasante o ciego) en cualquier material. Es un trabajo muy común en cualquier tarea de bricolaje y muy sencillo si se realiza con las herramientas adecuadas. Lo principal es contar con un taladro decente y una broca apropiada al material a taladrar. En algunos casos será imprescindible la utilización de algún accesorio, como por ejemplo el soporte vertical o los topes de broca. Lo que es importantísimo son las medidas de seguridad, y por eso vamos a empezar por ahí. Después veremos los tipos de taladros, los tipos de brocas, los accesorios y por último el taladrado práctico de los distintos materiales.

MEDIDAS DE SEGURIDAD AL TALADRAR

Al utilizar cualquier taladro eléctrico, es primordial protegerse la vista con gafas adecuadas. Normalmente no pasará nada, pero ante la posibilidad de que una esquirla o viruta se introduzca en un ojo, conviene no pasar por alto esta medida de protección. También es muy importante utilizar la broca adecuada al material a trabajar, no forzar en exceso la máquina y mantenerla perfectamente sujeta durante el taladrado. Deberemos apagarla (mejor desenchufarla) para un cambio de broca. Por último, no conviene olvidar las medidas de seguridad comunes a todos los aparatos eléctricos (no ponerlos cerca de fuentes de humedad o calor, no tirar del cable, etc).

TIPOS DE TALADROS

El taladro es la máquina que nos permitirá hacer agujeros debido al movimiento de rotación que adquiere la broca sujeta en su cabezal. Existen muchos tipos de taladros e infinidad de calidades. Los principales tipos son los siguientes:

1.- BARRENA. Es la herramienta más sencilla para hacer un taladro. Básicamente es una broca con mango. Aunque es muy antigua se sigue utilizando hoy en día. Solo sirve para taladrar materiales muy blandos, principalmente maderas.

2.- BERBIQUÍ. El berbiquí es la herramienta manual antecesora del taladro y prácticamente está hoy día en desuso salvo en algunas carpinterías antiguas. Solamente se utiliza para materiales blandos.

3.- TALADRO MANUAL. Es una evolución del berbiquí y cuenta con un engranaje que multiplica la velocidad de giro de la broca al dar vueltas a la manivela.

4.- TALADRO MANUAL DE PECHO. Es como el anterior, pero permite ejercer mucha mayor presión sobre la broca, ya que se puede aprovechar el propio peso apoyando el pecho sobre él.

5.- TALADRO ELÉCTRICO. Es la evolución de los anteriores que surgió al acoplarle un motor eléctrico para facilitar el taladrado. Es una herramienta imprescindible para cualquier bricolador. Su versatilidad le permite no solo taladrar, sino otras muchas funciones (atornillar, lijar, pulir, desoxidar, limpiar, etc) acoplándole los accesorios necesarios.

Para un aficionado al bricolaje, lo aconsejable en principio es disponer un taladro eléctrico con las siguientes características:

- Electrónico. La velocidad de giro se regula con el gatillo, siendo muy útil poder ajustarla al material que estemos taladrando y al diámetro de la broca para un rendimiento óptimo.

- Reversible. Puede girar a derecha e izquierda.  De este modo podemos usarlo como destornillador para apretar y aflojar.

- Percusión. Además del giro, la broca tiene un movimiento de vaivén. Es imprescindible para taladrar con comodidad material de obra (ladrillos, baldosas, etc)

- Potencia media y de calidad general media-alta. A partir de 500 W la potencia del taladro es suficiente para cualquier uso. Sin llegar a la gama profesional, es aconsejable comprar el taladro de buena calidad y sobre todo de marca conocida.

Invertir en el taladro es totalmente recomendable, sobre todo si hacemos bastante bricolaje. Después, y si hacemos determinados trabajos, podemos empezar a pensar en comprar algún taladro más específico.

6.- TALADRO SIN CABLE. Es una evolución del anterior en el que se prescinde de la toma de corriente, sustituyéndose por una batería. La principal ventaja es su autonomía, al poder usarlo donde queramos sin necesidad de que exista un enchufe. Como inconveniente, la menor potencia que ofrecen respecto a los taladros convencionales.

Existen taladros sin cable con percusión y sin ella, siendo estos últimos usados principalmente como atornilladores. En esta función si que son insustituibles y recomendables, y la mayoría incorpora regulación del par de apriete para hacer todavía más cómodo su uso.

7.- MARTILLO PERCUTOR. El martillo percutor es un taladro con una percusión (eléctrica, neumática o combinada) mucho más potente (utiliza más masa) y es imprescindible para perforar determinados materiales muy duros, como el hormigón, la piedra, etc, o espesores muy gruesos de material de obra.

8.- TALADRO DE COLUMNA. Es un taladro estacionario con movimiento vertical y mesa para sujetar el objeto a taladrar. La principal ventaja de este taladro es la absoluta precisión del orificio y el ajuste de la profundidad. Permiten taladrar fácilmente algunos materiales frágiles (vidrio, porcelana, etc) que necesitan una firme sujeción para que no rompan.

El sustituto de estos taladros (muy profesionales) para un aficionado es el uso del taladro convencional fijado en un soporte vertical, aunque últimamente se ven algunos taladros de columna muy accesibles por su bajo precio.

9.- MINITALADRO. Es como un taladro en miniatura. La posibilidad de utilizarlo con una sola mano y las altas revoluciones que coge, permiten una gran variedad de trabajos aparte del taladrado. Está indicado para aplicaciones minuciosas que requieren control, precisión y ligereza.

10.- MINITALADRO SIN CABLE. Es igual que el anterior, pero accionado a batería, con la autonomía que ello supone. Como en el caso de los taladros, su principal inconveniente es la menor potencia.

TIPOS DE BROCAS

El utilizar la broca adecuada a cada material es imprescindible no solo para que el trabajo sea más fácil y con mejor resultado, sino incluso para que pueda hacerse. Por ejemplo, con una broca de pared o de madera, jamás podremos taladrar metal, aunque sin embargo, con una de metal podremos taladrar madera pero no pared. Pero en cualquier caso, lo mas conveniente es utilizar siempre la broca apropiada a cada material.

En cuanto a calidades, existen muchas calidades para un determinado tipo de broca según el método de fabricación y el material del que esté hecha. La calidad de la broca influirá en el resultado y precisión del taladro y en la duración de la misma. Por tanto es aconsejable utilizar siempre brocas de calidad, sobre todo en las de mucho uso (de pared, por ejemplo) o cuando necesitemos especial precisión.

Los principales tipos de brocas para aficionados al bricolaje son los siguientes:

1.- BROCAS PARA METALES

Sirven para taladrar metal y algunos otros materiales como plásticos por ejemplo, e incluso madera cuando no requiramos de especial precisión. Están hechas de acero rápido (HSS), aunque la calidad varía según la aleación y según el método y calidad de fabricación

Existen principalmente las siguientes calidades

- HSS LAMINADA. Es la más económica de las brocas de metal. Es de uso general en metales y plásticos en los que no se requiera precisión. No es de gran duración.

- HSS RECTIFICADA. Es una broca de mayor precisión, indicada para todo tipo de metales incluyendo fundición, aluminio, cobre, latón, plásticos, etc. Tiene gran duración.

- HSS TITANIO RECTIFICADA. Están recubiertas de una aleación de titanio que permite taladrar metales con la máxima precisión, incluyendo materiales difíciles como el acero inoxidable. Se puede aumentar la velocidad de corte y son de extraordinaria duración.

- HSS COBALTO RECTIFICADA. Son las brocas de máxima calidad, y están recomendadas para taladrar metales de todo tipo incluyendo los muy duros y los aceros inoxidables. Tienen una especial resistencia a la temperatura, de forma que se pueden utilizar sin refrigerante.

2.- BROCAS ESTÁNDAR PARA PAREDES

Se utilizan para taladrar paredes y materiales de obra exclusivamente. No valen para metales ni madera. Tienen una plaquita en la punta de metal duro que es la que va rompiendo el material. Pueden usarse con percusión.

Existen básicamente dos calidades:

- LAMINADA CON PLAQUITA DE CARBURO DE TUNGSTENO (widia). El cuerpo es laminado  y está indicada para yeso, cemento, ladrillo, uralita, piedra arenisca y piedra caliza.

- FRESADA CON PLAQUITA DE CARBURO DE ALTO RENDIMIENTO. El cuerpo está fresado, y además de todos los materiales anteriores, perfora sin problemas mármol, hormigón, pizarra, granito y en general todo tipo de piedra. Su poder de penetración y su duración es muy superior a la anterior.

3.- BROCAS LARGAS PARA PAREDES

Son como las anteriores, pero mucho más largas. Se utilizan para atravesar paredes y muros, y como suelen usarse con martillos percutores y por profesionales, la calidad suele ser alta. Tienen una forma que permite una mejor evacuación del material taladrado.

4.- BROCAS MULTIUSO O UNIVERSALES

Se utilizan exclusivamente sin percusión y valen para taladrar madera, metal, plásticos y materiales de obra.  Si la broca es de calidad, es la mejor para taladrar cualquier material de obra, especialmente si es muy duro (gres, piedra) o frágil (azulejos, mármol). Taladran los materiales de obra cortando el material y no rompiéndolo como las brocas convencionales que utilizan percusión, por lo que se pueden utilizar sin problemas incluso con taladros sin cable aunque no sean muy potentes.

5.- BROCAS DE TRES PUNTAS PARA MADERA

Son las más utilizadas para taladrar madera y suelen estar hechas de acero al cromovanadio. Existen con diferentes filos, pero no hay grandes diferencias en cuanto a rendimiento. En la cabeza tiene tres puntas, la central, para centrar perfectamente la broca, y las de los lados que son las que van cortando  el material dejando un orificio perfecto. Se utilizan para todo tipo de maderas: duras, blandas, contrachapados, aglomerados, etc.

6.- BROCAS PLANAS O DE PALA PARA MADERA

Cuando el diámetro del orificio que queremos practicar en la madera es grande, se recurre a las brocas planas, pues permiten poder introducirlas en el portabrocas del taladro, ya que el vástago no varía de tamaño. Son un poco más difíciles de usar, pues hay que mantener firme la perpendicularidad del taladro, por lo que es muy recomendable usar un soporte vertical.

7.- BROCAS LARGAS PARA MADERA

Para hacer taladros muy profundos en madera se utilizan unas brocas especiales con los filos endurecidos, y con una forma que permite una perfecta evacuación de la viruta.

8.- BROCAS EXTENSIBLES PARA MADERA

Es un tipo de broca que permite la regulación del diámetro del taladro a realizar dentro de unos límites. Su utilización es hoy en día más bien escasa.

9.- BROCAS FRESA PARA ENSAMBLES EN MADERA

Son unas brocas especiales que a la vez que hacen el taladro ciego donde se atornillará el tornillo de ensamble, avellanan la superficie para que la cabeza del tornillo quede perfectamente enrasada con la superficie. Puede verlo más claramente en el apartado ENSAMBLE DE TABLEROS de la sección CONSEJOS.

10.- BROCAS DE AVELLANAR

Sirven para el embutido en la madera de tornillos de cabeza avellanada. Se utilizan después de haber hecho el orificio para el tornillo con broca normal. Para madera las hay manuales (con mango). Si se utilizan con taladro eléctrico es muy recomendable utilizar un soporte vertical.

11.- BROCAS FRESA PARA BISAGRAS DE CAZOLETA

Se utilizan para hacer el orifico ciego en el interior de las puertas donde encajará la bisagra de cazoleta. Es imprescindible utilizar un soporte vertical o un taladro de columna. Puede verse más claramente este tipo de bisagra en el apartado TIPOS DE BISAGRAS de las sección CONSEJOS.

 

12.- BROCAS PARA CRISTAL

Son brocas compuestas de un vástago y una punta de carburo de tungsteno (widia) con forma de punta de lanza. Se utilizan para taladrar vidrio, cerámica, azulejos, porcelana, espejos, etc. Es muy recomendable la utilización de soporte vertical o taladro de columna y la refrigeración con agua, trementina (aguarrás) o petróleo.

13.- CORONAS O BROCAS DE CAMPANA

Para hacer orificios de gran diámetro, se utilizan las coronas o brocas de campana. Estas brocas las hay para todo tipo de materiales (metales, obra, madera, cristal). Consisten en una corona dentada en cuyo centro suele haber fijada una broca convencional que sirve para el centrado y guía del orificio. La más utilizada en bricolaje es la de la siguiente foto, que incluye variedad de diámetros en una sola corona.

      

ACCESORIOS PARA EL TALADRADO

Para determinados trabajos de taladrado podemos utilizar algunos accesorios. Principalmente el soporte vertical, las mordaza de sujeción y los topes de broca.

1.- SOPORTE VERTICAL Y MORDAZA DE SUJECIÓN

El soporte vertical fija el taladro verticalmente convirtiéndolo en uno de columna. Esto es muy adecuado para mejorar la precisión del taladro y para poder ajustar la profundidad cuando se trate de un orificio ciego. Además este accesorio se hace imprescindible para taladra determinados materiales frágiles (vidrio, porcelana, etc) o para algunos trabajos especiales (agujeros para cazoletas de bisagra, etc. Aparate de para el taladrado, el soporte vertical puede valer para más cosas (pulido, lijado, etc) convirtiendo el taladro en fijo y teniendo por tanto libertad de movimiento con la pieza a trabajar.

Cuando queramos sujetar firmemente la pieza a taladrar se hará necesario el uso de un mordaza que lo fije a la base del soporte vertical

                2.- TORNILLO DE BANCO Y SARGENTOS O GATOS

Cuando necesitemos sujetar firmemente la pieza u objeto a taladrar, necesitaremos la ayuda de un tornillo de banco o unos sargentos o gatos. El tornillo de banco se ancla firmemente al banco de trabajo y sirve para sujetar objetos aprisionándolos entre sus dos mordazas. Los elementos grandes (tableros, perfiles, etc pueden sujetarse al banco o a una mesa mediante sargentos o gatos.

tornillo de banco

3.- TOPE DE PROFUNDIDAD DEL TALADRO Y TOPES DE BROCA

Cuando queremos hacer un taladro ciego de una profundidad exacta deberemos utilizar un tope de broca. Este elemento consiste en un anillo con uno o dos tornillos prisioneros. Se introduce el anillo en la broca y se fija a ella con los tornillos a una distancia de la punta igual a la profundidad del orificio. Casi todos los taladros modernos traen una guía con tope en el propio taladro para esta misma función. Aunque puede usarse sin problema, para una mayor precisión es aconsejable la utilización del tope de broca.

broca con tope de profundidad

4.- DETECTORES DE METALES

El detector de metales es muy útil cuando queremos taladrar una pared y tenemos dudas de si pasa alguna conducción de agua o de electricidad en el punto a taladrar. 

TALADRADO DE DIVERSOS MATERIALES

Como norma general, siempre que se pueda es aconsejable la utilización de un soporte vertical o un taladro de columna. Si no se utiliza soporte vertical deberemos sujetar firmemente el taladro con buen pulso. La fuerza que se ejerza sobre el taladro no debe ser excesiva y sobre todo debe ser uniforme.

Las revoluciones del taladro deben ser menores cuanto mayor sea el diámetro de la broca y cuanto mayor sea la dureza del material a trabajar. Con un taladro electrónico veremos rápidamente la velocidad óptima, que será cuando más viruta salga o cuando más rápido entre la broca.

En taladros pasantes existe el problema del rompimiento del material a la salida de los mismos. Esto es debido a la presión que se ejerce sobre el taladro justo antes de traspasar el material. Al estar presionando fuertemente llega un momento en que debido a la delgadez de la capa que queda por traspasar esta se rompe por presión y no por el corte de la broca. Esto da lugar a rompimientos considerables en materiales de obra y a astillamientos en la madera. Para evitarlo en lo posible hay que usar brocas bien afiladas y ejercer poca pero uniforme presión cuando se está acabando el taladro. En materiales muy blandos y homogéneos (plásticos, etc) y en metales es menor este problema y se soluciona con una pequeña lima para eliminar las posibles rebabas que quedasen. 

1.- METALES

Al taladrar metales se produce una fricción muy grande por lo que siempre es recomendable refrigerar con taladrina. La taladrina es un líquido refrigerante y lubricante compuesto de muchos elementos (agua, aceite, antioxidantes, antiespumantes, etc). Si no se dispone de ella se puede refrigerar con agua simplemente. Las brocas al cobalto pueden utilizarse sin refrigerante.

El taladro debe usarse sin percusión, y cuanto más duro sea el metal a taladrar, mas problemático (acero inoxidable) y más duración o precisión queramos, mejor deberá ser la broca.

2.- PLÁSTICOS

Para taladrar plásticos deberemos utilizar brocas para metal y el taladro sin percusión. No es necesario ningún cuidado especial debido a que es un material blando.

3.- MATERIALES DE OBRA CON BROCAS MULTIUSO O UNIVERSALES

Las mejores brocas para taladrar materiales de obra son las multiuso o universales, ya que como hemos visto antes, no hay que poner percusión pues taladran cortando el material. De esta forma, evitamos el peligro de rotura en materiales frágiles como los azulejos o el mármol, y taladraremos sin problemas materiales durísimos como el gres, el hormigón o la piedra. No necesitaremos un taladro de última generación para taladrar, ya que no es necesaria excesiva potencia ni velocidad y además no admiten percusión.

4.- MATERIALES DE OBRA CON BROCAS ESTÁNDAR PARA PAREDES

Si utilizamos brocas convencionales, conviene escoger una calidad profesional, sobre todo en materiales muy duros como el mármol, el hormigón, la pizarra, el granito, y en general todo tipo de piedra. Además en algunos de estos materiales (hormigón, piedra, etc) se hace imprescindible el uso de un martillo percutor, ya que con un taladro convencional podemos eternizarnos e incluso quemarlo. Para centrar bien el taladro podemos empezar sin utilizar la percusión, para ponerla en cuanto esté iniciado el orificio.

- AZULEJOS. El problema con los azulejos consiste en centrar bien la broca, ya que su superficie es muy resbaladiza. Por tanto, lo mejor es marcar primero con ayuda de un granete, un punzón o en último caso con un clavo, el punto a taladrar para que se descascarille un poquito el azulejo y la broca no se mueva del sitio. Debe empezar con pocas revoluciones y sin percutor. La presión sobre el taladro también debe ser poca para evitar que se raje el azulejo.

Para taladrar azulejos, cerámica, porcelana, etc, también pueden usarse las brocas para cristal.

- GRES. El gres es un material muy duro y por tanto es imprescindible el uso de brocas de máxima calidad y muy recomendable la utilización de un martillo percutor o un taladro profesional. Debe empezarse sin percusión y ponerla una vez iniciado el taladro.

- MÁRMOL. Taladrar mármol es delicado y siempre existe la posibilidad de que se desconche en la superficie e incluso llegue a rajarse. Debe usar el taladro a bajas revoluciones y utilizar una broca de widia de máxima calidad e incluso buscar brocas profesionales exclusivas para mármol. Procure no taladrar cerca de los bordes de cada losa ni en fisuras apreciables a simple vista, y mantenga el taladro con buen pulso lo más perpendicularmente posible a la superficie. Ejerza una presión regular sobre el taladro durante el taladrado.

Otro método muy efectivo es taladrar primero con una broca muy fina (3 o 4mm por ejemplo) e ir agrandando el agujero progresivamente utilizando brocas más gruesas. De esta forma es prácticamente imposible que estropeemos la superficie a la vez que el centrado del agujero será más exacto.

5.- MADERAS

La madera es un material bastante blando por lo general y solo requiere la utilización de brocas especiales para madera y el uso del taladro sin percusión. Con algunas maderas muy duras podemos utilizar brocas para metal que tendrán mejor rendimiento.

Para la utilización de brocas planas es muy recomendable el uso de soporte vertical o taladro de columna, ya que este tipo de broca debe entrar totalmente perpendicular a la superficie a taladrar.

Un problema común y ya comentado es el astillamiento de la madera en taladros pasantes a la salida de los mismos. Este astillamiento es más pronunciado en tableros macizos y contrachapados al tener dirección de la fibra (se arranca un trozo de fibra normalmente más largo que el diámetro del agujero). En el MDF y aglomerados, también se produce un rompimiento de material aunque menos acusado.

Lo primero para minimizar este problema es utilizar la broca bien afilada y adecuada al material que estemos taladrando. En madera se debe utilizar una broca de tres puntas. Esta broca tiene tres puntas para cortar primero el circulo exterior del taladro y evitar precisamente el rompimiento del material. Pero hace falta no ejercer casi presión a la salida del taladro, aparte de guiar la broca perfectamente, por lo que se hace muy necesaria la utilización de un soporte vertical. El soporte vertical tiene un desmultiplicador con el que la presión sobre el taladro se domina mucho mejor y el agujero saldrá prácticamente limpio. También se minimizar el problema utilizando otra madera inservible que se pone debajo de la madera a taladrar. Otro truco es empezar el taladro por la otra cara antes de que traspase totalmente, pero tiene el inconveniente del difícil centrado perfecto del segundo taladro.

6.- CRISTAL

Para taladrar vidrio tan solo hace falta disponer de brocas especiales que tienen una punta de metal duro (carburo de silicio o widia) en forma de punta de lanza. Se debe refrigerar y lubricar con trementina (aguarrás), agua o petróleo. Es muy conveniente fijar firmemente la pieza y utilizar un soporte vertical. El taladro debe girar a muy bajas revoluciones, y la presión de avance debe ser pequeña.

La refrigeración puede conseguirse poniendo un cerco o anillo de masilla o plastilina alrededor del punto a taladrar llenándolo seguidamente del refrigerante (trementina, agua o petróleo).

 6 - LIJAR

Lijar significa alisar, pulir, abrillantar o limpiar algo mediante el frotamiento con un objeto abrasivo, generalmente una lija. El lijado es una tarea fundamental en cualquier trabajo de acabado (pintura, barniz, etc). Un buen acabado es imposible sin un perfecto lijado.

Nosotros vamos a referirnos principalmente al lijado de la madera. El lijado se puede hacer a mano o con ayuda de maquinas eléctricas (lijadoras y taladros con acoples, principalmente). Como norma general, la madera debe lijarse siempre que se pueda en el sentido de la veta, primero con lija basta o media y acabando con lija muy fina. Se debe cambiar de lija (a más fina) en cuanto desaparezcan los arañazos dejados por la lija anterior. Antes del acabado, es muy conveniente pasar una lana de acero (00) para quitar el repelo que tiene la madera y obtener un acabado mucho más satisfactorio.

A continuación veremos los siguientes apartados: las características de las lijas, el lijado a mano y los tipos de lijas, el lijado a máquina y los tipos de lijadoras y por último, las medidas de seguridad al lijar.

Debido a su importancia, el lijado o acuchillado de suelos se trata extensamente en otro capítulo dentro de la sección LIJADO Y BARNIZADO DE SUELOS.

CARACTERÍSTICAS DE LAS LIJAS

Vamos a ver las características más destacadas en una lija.

1.-TIPO DE GRANO

El grano es el material abrasivo que se adhiere al soporte de la lija. Según su composición podemos distinguir tres tipos de grano:

- De carburo de silicio.  Es un grano delgado, anguloso, quebradizo  y no mucha durabilidad. Se utiliza principalmente para el lijado de materiales sólidos y tenaces como: vidrio, fundición gris, piedra, mármol, lacas, cerámica, titanio, goma, plásticos, fibra de vidrio, etc.

- De óxido de aluminio (corindón). Es un grano, redondo, sin aristas agudas, tenaz y de alta durabilidad. Es apropiado para el lijado de materiales de virutas largas, como el metal y la madera. También son indicadas para el lijado de paredes enlucidas.

- De corindón de circonio. Es un grano muy uniforme, muy tenaz y muy alta duración. Debido a su gran tenacidad, el corindón de circonio es excelente para lijar aceros inoxidables.

También podemos distinguir lijas con grano abierto y con grano cerrado. Las de grano abierto tienen menos granos por unidad de superficie, y por tanto se embazan menos. Son adecuadas para maderas blandas y resinosas, pinturas, masillas, emplastes, yesos húmedos o muertos, etc.

2.-NUMERO DE GRANO

El número de grano da información sobre el tamaño del mismo. Los diferentes granos se obtienen por cribado. El número de grano corresponde a la cantidad de cribas por pulgada cuadrada. Cuanto menor es el número de grano, mayor es éste, y por tanto más basto será el lijado. 

3.-SOPORTE

El soporte es la base sobre la que se pega el grano. Existen principalmente tres tipos de soporte:

- Papel. Es el soporte más utilizado y más barato. Tiene buena resistencia y flexibilidad y se utiliza sobre todo en hojas de lija para el lijado manual de maderas. Para el lijado húmedo (lijas al agua) se impregna con una sustancia resistente al agua. La lija al agua se utiliza para acabados muy finos de metales y plásticos con el objeto de que la lija nunca se embace. Llegan hasta granos de 1200.

- Tejido de algodón o poliéster. Es más resistente y flexible, pero también más caro. Se utiliza mucho en lijas manuales para metales y es imprescindible  en las bandas lijadoras de las lijadoras de banda.

- Fibra vulcanizada. Tiene más rigidez pero máxima resistencia. Se utiliza mucho en las hojas de lija para metales para amoladoras angulares, debido a las altas revoluciones que alcanzan.

4.-AGLUTINANTE

El aglutinante es el pegamento con el cual pegamos los granos al soporte. Puede ser una resina sintética (mayor resistencia) o cola natural (muy utilizada en hojas de lija manuales).

5.-RECUBRIMIEMTO

Algunas lijas llevan un recubrimiento parecido a una cera que lo que hace es evacuar mejor el polvo del lijado evitando que la lija se embace. Este recubrimiento lo tienen las lijas especiales para pinturas, lacas, masillas, rellenos, y en general para materiales untuosos.

LIJADO A MANO, TIPOS DE LIJAS

El lijado a mano es algo muy común y muchas veces imprescindible en algunos objetos muy intrincados o con formas difíciles. Para lijar a mano podemos utilizar hojas de lija, esponjas lijadoras y lana de acero. También incluiremos las limas y escofinas como un complemento más para lijar.

HOJAS DE LIJA

Las hojas de lija para lijar manualmente son generalmente de papel y en algunos casos de tela, siendo mejores éstas últimas en aplicaciones donde necesitemos máxima flexibilidad. Según el número de grano, podemos hacer la siguiente clasificación de las hojas de lija:

GRANO TIPO DE LIJA
de 40 a 50 muy gruesa
de 60 a 80 gruesa
de100 a120 media
de150 a 180 fina
de 240 a 400 muy fina

La utilización de las hojas de lija puede ser directa o mediante su fijación a un taco de madera. Para lijar en plano lo mejor es comprar un trozo pequeño de pasamanos de barandilla y fijar la lija a él grapándola por los laterales. Esto nos permitirá cogerlo perfectamente y lijar con eficacia. Para lijar sitios difíciles (molduras, etc) se suele buscar una trozo de moldura que encaje en el sitio a lijar y se procede como antes (se fija la lija con grapas). También podemos utilizar una esponja lijadora.

ESPONJAS LIJADORAS

Las esponjas lijadoras son muy utilizadas por su capacidad de adaptarse a formas complicadas debido a su gran flexibilidad. Son muy versátiles, fáciles de utilizar y las suele haber en dos gruesos:

TIPO UTILIZACIÓN
basta Lijado basto de maderas, metales y plásticos
fina Lijado medio-fino de maderas, metales y plásticos

LANA DE ACERO

La lana de acero es una especie de estropajo compuesto de hilo de acero más o meno fino. No es exactamente una lija, pero debido a su gran utilidad se ha incluido en este apartado. Tiene múltiples funciones según el grueso de hilo:

TIPO LANA UTILIZACIÓN
0 gruesa Para el decapado, limpieza y fregado de la madera, supresión de cera vieja, polvo, manchas, etc
00 media Para el acabado de la madera antes de barnizar o pintar. Para suavizar entre mano y mano. Para limpieza de barnices antiguos y para rebarnizados, etc.
000 fina Para aplicación de ceras en la madera. Para matizar barnices. Para limpiar, abrillantar y pulir metales, etc.

La lana de acero tiene un efecto sobre la madera distinto a la lija. La lija va rebajando la madera por abrasión, y arrastra el pelo que la madera tiene en la superficie. La lana de acero, lo que hace, es cortar ese pelo. Por tanto, para rebajar o suavizar una madera basta es mejor utilizar lijas (de más basta a más fina), y para antes de darle el acabado es mejor utilizar lana de acero pues al quitar el pelo, deja la superficie más suave y en mejores condiciones para darle los productos de acabado.

LIMAS Y ESCOFINAS

Aunque no son exactamente para lijar, sino más bien para desbastar y alisar, los incluimos en este apartado por ser herramientas complementarias al lijado.

Las limas son herramientas de acero templado, con la superficie finamente estriada en uno o en dos sentidos, para desgastar y alisar los metales y otras materias duras. Con la madera también tienen utilidad. Por ejemplo, para matar aristas vivas y para recortar el canto en el canteado de tableros, Hay cantidad de formas y tamaños de limas. Las principales limas según la forma son: la plana, la triangular, la de media caña y la redonda.

Las escofinas son como las limas pero con dientes gruesos y triangulares y se utilizan para desbastar y dar forma a la madera. Existen principalmente tres tipos de escofinas según su forma: la redonda, la plana y la de media caña.

LIJADO A MÁQUINA, TIPOS DE LIJADORAS

Siempre que sea posible lijaremos con ayuda de una lijadora o de un taladro eléctrico con un acople lijador, ya que el ahorro de tiempo será muy considerable y el acabado mejor. Cuando lijemos con máquina, deberemos tener ésta siempre en movimiento para que el lijado sea uniforme.

LIJADORA DE BANDA. Esta lijadora consta de una banda cerrada de lija sujeta con tensión entre dos rodillos. Un rodillo genera el movimiento de la banda de lija, mientras que el otro sirve para controlar la tensión y el desplazamiento lateral de la misma. Una placa situada entre ambos rodillos mantiene la banda de lija contra la pieza a lijar. Está indicada para lijar grandes superficies planas. Se trabaja en el sentido de la veta dando pasadas paralelas y superpuestas. Hay que tener bastante tacto sobre todo al iniciar el lijado, ya que no se puede dejar parada la máquina en ningún momento debido a su gran poder de lijado. No es necesario ejercer gran presión sobre ella. Esta máquina se puede fijar con sargentos o gatos a un banco de trabajo, convirtiéndola de esta forma en una lijadora de banda estacionaria. En este caso lo que moveremos será la pieza a lijar.

LIJADORA DE MINIBANDA. Es una evolución moderna y en miniatura de la anterior. Tiene una pequeña banda de lijado movida por un rodillo. Se utiliza en esquinas, cantos, superficies pequeñas y lugares de difícil acceso. Los dos lados de lijado permiten una gran flexibilidad al trabajar cerca de bordes. La lijadora minibanda también se puede utilizar como lijadora estacionaria con bastidor de soporte.

LIJADORA EXCÉNTRICA O ROTO-ORBITAL. La lijadora excéntrica o rotoorbital dispone de un disco de lijado que gira excéntricamente. Esta excentricidad en la rotación es la que permite un lijado sin dejar estrías ni arañazos. Se utiliza para lijado de todo tipo y acabados finos. Debido a la flexibilidad de su plato de goma se pueden lijar superficies cóncavas y convexas. Su facilidad de uso y versatilidad la convierten en una de las máquinas más necesarias para el aficionado.

LIJADORA ORBITAL O VIBRATORIA. La lijadora excéntrica se basa en un movimiento elíptico de la base donde se asienta la lija. En algunas se puede variar el tipo de movimiento, y las mejores tienen un movimiento orbital aleatorio, con lo que los posibles arañazos pasan más inadvertidos. Se utiliza para lijados no muy bastos y sobre todo para acabados muy finos. Se deben dar pasadas paralelas y superpuestas hacia delante y hacia atrás.

LIJADORA DELTA. Este tipo de lijadora es como el anterior, pero más pequeña y con una lija en forma de delta, de ahí su nombre. El objeto de esta lijadora es poder llegar a rincones, esquinas y cantos que pueden ser inaccesibles con cualquier otro tipo de lijadora. Su poco peso la convierte en una máquina muy manejable.

TALADRO CON ACCESORIOS PARA LIJAR. El taladro puede servirnos para lijar, limpiar y pulir acoplándole los accesorios necesarios.

El principal accesorio es el PLATO LIJADOR de caucho, donde podremos fijar las lijas y accesorios para lijar y pulir. De este forma el taladro se convierte en una lijadora de disco. Si queremos que el taladro se convierta en una lijadora de disco estacionaria pondremos una RECTIFICADORA DE PLATO.

plato lijador y diferentes lijas rectificadora de plato

Al plato lijador se le pueden poner más accesorios como por ejemplo la BOINA DE LANA para pulir, los DISCOS DE ALGODÓN O DE FIELTRO para pulir y abrillantar, un DISCO FLEXIBLE ABRASIVO para todo uso, un DISCO DE MALLA ESPACIADA con gran poder abrasivo. Tambien podemos utilizar un DISCO METÁLICO LIJADOR  de muy larga duración y limpiable.

Otros accesorios para el taladro son por ejemplo los CEPILLOS DE ALAMBRE Y DE NYLON de múltiples formas, para limpiar, decapar y desoxidar, los CEPILLOS MILHOJAS, para lijado de todo tipo o los TAMBORES DE LIJADO para lijar formas curvas.

MEDIDAS DE SEGURIDAD AL LIJAR

Aunque las lijadoras son máquinas muy seguras, conviene tener en cuenta algunas precauciones. Cuando lijemos tanto manualmente como con lijadora es recomendable protegerse la vista del polvo con gafas adecuadas. Si lijamos con lijadora sin sistema de extracción de polvo o con el taladro, es imprescindible la mascarilla. Además, hay algunas maderas que provocan alergias y constantes estornudos. La máquina hay que mantenerla perfectamente sujeta con las dos manos durante el lijado. Deberemos apagarla (mejor desenchufarla) para un cambio de lija. Por último, no conviene olvidar las medidas de seguridad comunes a todos los aparatos eléctricos (no ponerlos cerca de fuentes de humedad o calor, no tirar del cable, etc).

 7 - CEPILLAR

Cepillar quiere decir alisar la madera con la ayuda de un cepillo de carpintero. Es un trabajo que requiere mucha experiencia y buena técnica, además de tener el cepillo siempre a punto (afilado y bien regulado). Actualmente, para un aficionado al bricolaje, el cepillado tiene poco interés, ya que las maderas que se compran en centros de bricolaje vienen perfectamente cepilladas. Por eso no profundizaremos mucho en este tema. Sin embargo, existe una tarea bastante común en la que un cepillo nos será de gran utilidad. Nos referimos al cepillado de puertas cuando estas rozan con el suelo o cuando instalamos tarima y debemos rebajarlas.

El cepillado puede hacerse con cepillos manuales y con cepillos eléctricos. Con estos últimos, el trabajo se simplifica enormemente obteniéndose muy buenos resultados sin necesidad de gran experiencia.

A continuación veremos el cepillado manual, el cepillado con cepillo eléctrico y las medidas de seguridad.

CEPILLADO MANUAL

El cepillo manual es una herramienta que consta de un bastidor de madera o metálico con una base muy plana y dura por la que sobresale una cuchilla que es la que va cortando la madera. La salida de la cuchilla respecto de la base es regulable, para comer más o menos madera. La regulación correcta de esta cuchilla según el tipo de madera, así como su correcto afilado solo se consiguen a través de la experiencia. Su utilización también es delicada, por lo que recomendamos para los aficionados la utilización de cepillos eléctricos. Los cepillos de madera pesan menos que los metálicos, pero éstos últimos suelen ser, para la misma calidad, más baratos.

Existen multitud de tipos de cepillos según su uso forma y tamaño. Por la utilización, podemos distinguir principalmente los siguientes tipos:

- CEPILLOS DE DESBASTAR. Sirven para ir rebajando la pieza (alisándola a la vez) hasta dejarla en las dimensiones requeridas. Hay muchos tamaños y formas.

- CEPILLOS DE REBAJAR. Sirven para hacer ranuras en la madera (para alojamiento de traseras, fondos de cajones, etc).

- CEPILLOS DE CONTRAFIBRA. Son cepillos ligeros que se utilizan para cepillar las testas de tableros (a contrahilo).

- CEPILLOS ESPECIALIZADOS. Hay cepillos especiales para trabajos de todo tipo como por ejemplo el cepillado de superficies curvas, el moldurado, etc.

 

CEPILLADO CON CEPILLO ELÉCTRICO

El cepillo eléctrico es una máquina con una superficie plana por abajo en la que sobresale un tambor giratorio dotado de cuchillas, que son las que van cortando el material. La regulación de las cuchillas es muy fácil y precisa,  y la utilización de un cepillo eléctrico es muy sencilla para un aficionado, solo deberemos dar pasadas paralelas, uniformes en velocidad y sin parar la máquina.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Las medidas de seguridad básicas con los cepillos eléctricos son la protección de los ojos con gafas adecuadas y la utilización de mascarilla. Para el cambio de cuchillas y limpieza desenchufar la máquina y esperar a que pare. También deberemos tener en cuenta las medidas de seguridad comunes a todos los aparatos eléctricos (no ponerlos cerca de fuentes de humedad o calor, no tirar del cable, etc).

 8 - FRESAR

Fresar significa labrar la madera (u otro material) con ayuda de un fresadora. Una fresadora es una máquina eléctrica rotativa en la que se coloca la herramienta de corte (llamada fresa) y debido al movimiento giratorio que ésta adquiere y al movimiento longitudinal que le damos a la fresadora, va haciendo el labrado en la pieza a fresar. Existen multitud de formas de fresas según la labra que queramos hacer. El fresado es un trabajo recomendable para bricoladores expertos pues aparte de su propia dificultad, la fresadora y las fresas, si se quiere una calidad aceptable, no son precisamente baratas y estas últimas requieren de constante mantenimiento (afilado).

DIVERSOS FRESADOS Y FRESAS

 

A continuación veremos la fresadora, sus medidas de seguridad y los tipos de fresas.

LA FRESADORA

Existen diversos tipos de fresadoras (de superficie, ranuradoras, engalletadoras, y universales). Nosotros vamos a tratar exclusivamente las fresadoras de superficie pues son las más versátiles y adecuadas para el aficionado. Con ellas podremos fresar desde ranuras, cantos y perfiles, hasta el fresado de orificios alargados y el fresado copiador con plantilla. Se pueden fresar los más diversos materiales: madera, MDF, metal, plástico, acrílico, placas de pladur y muchos otros.

Las principales características de una fresadora son:

1.- POTENCIA. Para fresar maderas blandas y aglomerados, bastará una potencia de unos 500 w. Para fresar otros materiales como por ejemplo DM, maderas duras, plásticos, acrílicos, pladur, etc, será necesaria más potencia (a partir de unos 800 w).

2.- VELOCIDAD. Es importante que tengan regulación electrónica de velocidad o por lo menos varias velocidades, para adaptar ésta al tipo y dureza del material que estemos trabajando. La velocidad máxima debe ser como mínimo de unas 22.000 r.p.m.

3.- LONGITUD DE CARRERA. O lo que es lo mismo, la profundidad de corte. Es muy importante escoger una máquina que tenga una profundidad de corte máxima acorde con los trabajos que vayamos a realizar. Esta profundidad de corte máxima debe ser de al menos 40 mm, llegando algunas máquinas hasta los 65 mm. La guía de profundidad debe tener un buen ajuste. Algunas máquinas vienen con reloj comparador o reglaje micrométrico para ajustes muy finos de profundidad.

4.- DIÁMETRO DE LA PINZA. Es muy recomendable que tenga pinzas de 6 y 8 mm para poder adaptar un mayor número de fresas. Para trabajos mayores, también las hay con pinza de 12 mm. Para este último caso la fresadora debe tener unos 1400 w de potencia por lo menos. Para trabajos de bricolaje, con pinza de 6 y 8 mm será suficiente.

5.- PESO. Cuanto menos peso, más manejable será la máquina, y cuanto más peso, más estable. Para bricolaje es recomendable un peso contenido, entre 2 y 4 Kg aproximadamente.

6.- ACCESORIOS. La guía paralela es imprescindible, y normalmente la traen de serie. Otros accesorios interesantes pueden ser: el casquillo copiador o guía para plantillas (para hacer formas curvas), la guía para hacer círculos, la aspiración de polvo, etc.

Otras características como la facilidad de manejo, la comodidad o la suavidad del motor sólo se pueden comparar con la máquina en marcha. Algunas fresadoras son convertibles en amoladoras cambiando la base y acoplándole el disco de amolar. Importante también es la marca, no solo por fiabilidad y garantía, sino por el servicio post-venta. Nuestra recomendación es que se compren fresadoras de marcas reconocidas.

MEDIDAS DE SEGURIDAD

Aparte de las medidas de seguridad de todas las herramientas eléctricas (no tirar del cable, no ponerla cerca de fuentes de humedad ni de calor, etc), como normas básicas para la utilización segura de la fresadora podemos citar las siguientes:

1.- Protegerse la vista con gafas adecuadas y ponerse mascarilla.

2.- Utilizar la máquina siempre con las dos manos.

3.- Hacer avanzar la fresadora con ritmo uniforme y poca presión.

4.- Desenchufar la máquina y esperar a que pare la fresa antes de cualquier manipulación (cambio de fresa, limpieza, etc).

5.- Quitar la fresa siempre que acabe de trabajar.

TIPOS DE FRESAS

Existen muchísimos tipos de fresas según su forma y su tamaño. Para hacerse una idea de lo se puede hacer con ellas, le presentamos a continuación el programa completo de BOSCH de fresas profesionales:

 

ARTICULOS REALIZADOS POR LOS PROFESIONALES DE 
ALKITODO.COM ALKITODO.ORG ALKITODO.ES ALKITODO.NET ALKITODO.BIZ ALKITODO.NET/TIENDAS.HTM ALKITODO.NET/ALQUILER.HTM ALKITODO.NET/SECADO.HTM  ALKITODO.NET/ALKITODO.HTM  ALQUILATODO.NET ALKITODO.INFO  ALKITODO.EU  ALQUILERMAQUINARIA.ES    AQUITODO.COM ALQUILER-HERRAMIENTAS.ES - ALKIDOS.COM - ALKIDOS.NET